El Consejo de Ministros del pasado jueves aprobó la reforma de la Ley de Carreteras incluyendo la posibilidad de que el Gobierno pueda prohibir a los camiones y otros vehículos pesados circular por las carreteras nacionales y obligarles a desviar sus trayectos por autopistas, si bien contarán con un descuento en los importes de los peajes.

La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha mostrado su más absoluta repulsa y total rechazo a la posible puesta en marcha de estos desvíos obligatorios que, además de atentar contra el derecho fundamental de la libre circulación, generan graves y costosos problemas para las empresas de transporte entre los que destacan los siguientes:

  • Aumento innecesario de los kilómetros recorridos, e importantes pérdidas de tiempo derivadas de las complicaciones que conlleva acceder o abandonar las vías de peaje.
  • Imposibilidad de acceder a las áreas de servicio situadas en las carreteras convencionales tanto para repostar y realizar el mantenimiento de los vehículos como para descansar, privando a los conductores de servicios básicos debido al insuficiente número de áreas de descanso existentes en las autopistas de peaje.

La CETM considera que el transporte de mercancías por carretera es un sector absolutamente comprometido con su seguridad y con la de todos los usuarios de las carreteras, realizando para ello un importante esfuerzo inversor tanto en la compra de vehículos de última generación con las más sofisticadas medidas de seguridad, como en la contratación y formación de conductores altamente cualificados, además de defender y promover el riguroso cumpliendo de la normativa de tiempos conducción y descanso.

Buena prueba de ello es que las cifras de siniestralidad del sector han bajado en casi un 20% en el último año, mientras que aumentaban las de prácticamente la totalidad del resto de usuarios de la vía, lo que choca de pleno con la campaña de desprestigio y culpabilización que hoy sufre el transporte de mercancías al querer retirarle obligatoriamente de unas carreteras que utiliza con tanta seguridad como el que más.

CETM solicitará al Gobierno la no aplicación de estas medidas restrictivas, que solo  se aceptarán si el desvío bonificado tiene carácter voluntario, pudiendo ser obligatorio únicamente cuando el uso de la autopista sea gratuito.

Comparte