La escasez de conductores podría alcanzar hasta el 30 por 100 en el plazo de un año

Según las cifras que ha publicado la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU), el transporte por carretera se enfrenta a una falta de conductores del 20 por 100

Una encuesta realizada por IRU entre 202 empresas de camiones y autobuses de todo el país reveló que la escasez actual de conductores es del 20 por 100, lo que significa que en la actualidad uno de cada cinco puestos está sin cubrir. Estos datos reflejan los resultados de otra encuesta más amplia que IRU llevó a cabo por toda Europa en marzo de 2019, en la cual se observó una tendencia similar por varios países que incluyen Reino Unido, Alemania, Bélgica, Noruega y Rumanía.

Esta acusada falta de conductores en España parece que irá en aumento en los próximos años. Según cifras de IRU, la demanda de conductores subirá un 18 por 100 para el año 2020. Si se une este hecho a la paralización de la contratación en el sector, la escasez de conductores podría alcanzar hasta el 30 por 100 en el plazo de un año si no se toman medidas con carácter inmediato.

“La situación en España refleja la tendencia general que estamos viendo por toda Europa. Sencillamente no hay conductores suficientes para satisfacer la demanda. Un problema que se está intensificando a pasos agigantados tal como estamos percibiendo, y es que, en una proporción bastante alta, los profesionales de mayor edad dejan el sector sin ser sustituidos”, destacó Esther Visser, responsable de asuntos sociales en IRU.

¿Por qué hay escasez de conductores?

En la actualidad, la edad mínima en España para ser conductor de autobús se establece en 24 años, mientras que en otros países europeos (como Bélgica), es posible acceder a esta profesión a partir de los 18 años.

El estudio de IRU demuestra que hoy en día solo el 3 por 100 del total de conductores comerciales en el país son mujeres, y que de ellos tan solo el 5 por 100 son conductores jóvenes (con una edad máxima de 25 años). Los operadores están luchando para diversificar a su personal, partiendo de la base que el conductor profesional español medio es varón de 46 años. En el sector específico del transporte de pasajeros, este problema se agrava más aún debido a la inflexibilidad de la normativa española, que establece que los conductores deben haber cumplido 24 años.

Otros estudios anteriores de IRU revelaron que el 79 por 100 de los conductores en la región europea señala como una de las principales razones de la insuficiencia de conductores la dificultad de atraer a las mujeres a esta profesión. En términos similares, el 76 por 100 considera que existe una percepción general de que las condiciones laborales que ofrece este sector no son muy atractivas, lo cual tiene un efecto disuasorio entre quienes buscan empleo, mientras que el 77 por 100 piensa que la necesidad de pasar largos periodos fuera del hogar acaba desmotivando a la gente para acceder a esta profesión.

Plan de acción de IRU y Women in Transport

Para abordar este problema en España y en el resto de Europa, IRU ha trabajado en estrecha colaboración con sus miembros con el propósito de crear un plan de acción integrado por medidas a corto, medio y largo plazo.

La organización ya ha dado los primeros recopilando periódicamente datos de empresas para profundizar en el tema y estudiar las tendencias. También ha lanzado una iniciativa conjunta con el Consejo Europeo de Cargadores (ESC, por sus siglas en inglés) para desarrollar principios comunes dirigidos a mejorar el tratamiento de los conductores en los puntos de reparto. Por otra parte, IRU ha creado un grupo expertos para analizar la legislación en torno a la formación de los conductores y su eficacia, cuyas conclusiones y recomendaciones se prevé que salgan a la luz a principios del próximo mes de octubre.

De la mano de un grupo de colaboradores, IRU ha establecido también la red Women in Transport (Mujeres en el transporte) con el objetivo de aumentar el número de mujeres en el sector del transporte y su representación general en todos los niveles de trabajo, además de promover el transporte como un área de trabajo atractiva para las mujeres. Adicionalmente, contribuirá a la generación de incentivos como la creación de premios para mujeres conductoras y para aquellas empresas que demuestren aplicar buenas políticas de selección, inclusión y retención de mujeres.

Fuente: CdeComunicación